Inicio arrow Prensa / Noticias arrow El transporte por carretera insiste en los efectos negativos de las normas sobre tiempos de trabajo
El transporte por carretera insiste en los efectos negativos de las normas sobre tiempos de trabajo Imprimir E-Mail
Noticia publicada en el Diario del Puerto   
miércoles, 05 de diciembre de 2007
TERRESTRE. La seguridad de los contenedores y la carencia de infraestructuras también preocupan al sector

Problemas particulares, pero también problemas comunes. La mesa de debate sobre transporte terrestre puso de manifiesto que no sólo el transporte por carretera tiene quejas de las iniciativas legislativas de España y Europa. El ferrocarril tampoco está de acuerdo con las iniciativas políticas que pretenden darle un impulso. Para la carretera, las dificultades crecen, según afirman, por el empeño en perjudicar a los conductores asalariados con
las restrictivas normas sobre tiempos de trabajo y descanso. Tampoco ven mejor perspectiva en el precio de los carburantes, en la falta de infraestructuras que faciliten su actividad. 

ImageAlfredo Soler. PRESIDENTE DE ARCE: Es incomprensible que no exista una legislación específica para el transporte terrestre del contenedor El conductor se ve obligado a asumir la responsabilidad en la seguridad de os contenedores.

 

ImageJaime Agramunt. PRESIDENTE DE ANATRANS Y VICEPRESIDENTE DE FVET: Presentar la situación como un enfrentamiento entre los diferentes modos de transporte es una falacia. Al hablar de puertos se olvida con facilidad del lado tierra.

 

ImageManuel Collado. SECRETARIO GENERAL DE LA FVET: Los modos de transporte son complementarios; lo importante es que las mercancías lleguen a su destino. Todavía necesitamos más y mejores infraestructuras.

 

 

ImageAntonio Albaladejo. DIRECTOR DE ESTUDIOS EN RENFE OPERADORA: El apoyo político español al sector ferroviario toma tintes aún más surrealistas que el europeo. Renfe está en un proceso de especialización en el que son claves las alianzas.

 

ImageCarlos García. GERENTE DE ELTC: La lógica política de las normas que se dictan es penalizar al modo por carretera y ver al conductor como un problema. En ningún otro sector se vigila tanto al trabajador, incluso fuera de su horario laboral.

 

 
< Anterior   Siguiente >